Mitos y verdades del orgasmo femenino

woman-506120_640

Desde que Sigmund Freud preconizara sobre la existencia de un orgasmo vaginal y un orgasmo relacionado al clítoris, y muy probablemente antes que eso, el ser humano comenzó a entender sobre las evidentes diferencias entre los orgasmos masculinos y los femeninos.

La mayoría de los hombres puede alcanzar un estado de placer máximo, ya sea en el coito o por sí mismo, de una forma mucho más directa y mecánica que una mujer. Y precisamente por las complejidades relacionadas al orgasmo de ellas es que existan tantos mitos y realidades alrededor del mismo.

¿Qué hay de cierto en el tema?

  • Una comunicación abierta es esencial en las parejas que están disfrutando al tope en su sexualidad. La mujer debe ser clara en lo que le gusta o le disgusta, para así poder tener todos los factores a favor para alcanzar el orgasmo.
  • Algunas mujeres alcanzan un clímax de placer y no lo saben. Pueden tener orgasmos sin experimentar las contracciones del suelo pélvico.
  • Aproximadamente un tercio de las mujeres alcanza el orgasmo durante el coito, mientras que el resto necesita de una estimulación extra y creatividad en pleno acto para lograrlo, así como mediante la vía manual u oral.

Falsedades que nunca deben ser tomadas en cuenta

  • Únicamente las mujeres “normales y cuerdas” logran tener un orgasmo durante el acto sexual.
  • Si ella no tiene orgasmos comúnmente entonces es muy “frígida” o algo va mal en su relación de pareja.
  • La mujer debe tener por lo menos un orgasmo en cada coito para verdaderamente disfrutar sexualmente.