Consejos para seguir tan enamorado como el primer día

Enamorarse es algo fantástico, una sensación que te da energía, felicidad y muchas cosas más. Pero con el paso del tiempo algunas personas dejan de sentir esa pasión inicial y notan como la llama se va apagando poco a poco. En algunos casos el amor persiste y en otros la llama se apaga del todo.

pareja

Es difícil encontrar maneras de seguir amando como el primer día, pero aquí van algunos consejos que pueden ayudar.

1) Di “te quiero”

Es importante decirlo para recordárselo a tu pareja y a ti mismo. No sirve con decirlo sin más, como quien dice “hola”. Es importante sentirlo y si puede ser, mirando a la otra persona a los ojos. Los dos los agradeceréis y ayudará a que vuestro amor sea fuerte.

2) Citas

Es fundamental seguir teniendo citas con tu pareja para evocar el lado romántico de ambos. Si solo convives con tu pareja en casa, te acomodas demasiado y acabas pareciendo un compañero de piso en lugar de una pareja enamorada. Las citas sirven para evitar es monotonía y seguir generando esa pasión tan necesaria.

3) Recuerda lo bueno

Hay que evitar ser rencoroso y agarrarse a las cosas malas de cada uno, eso os acabará haciendo daño. Por eso hay que sustituir esos pensamientos por unos positivos. Pensad en todas las cosas buenas que habéis hecho el uno por el otro y evita el resentimiento a toda costa. Siempre positivo, nunca negativo.

4) Ser fiel

Muchas personas consideran que la fidelidad es lo más importante en una relación, pero luego no cumplen su propia premisa. Incluso en los momentos más difíciles hay que ser fiel a tu pareja y aguantar la tentación. Los consejos anteriores servirán para cumplir esa fidelidad y así crear una unión más fuerte entre los dos.

5 motivos a tener en cuenta que pueden causar el divorcio

A veces hasta la pareja más feliz se acaba divorciando. Es complicado controlar todos los factores y conseguir que las cosas vayan bien en todo momento. Por eso, muchas parejas que a priori parecían hechas el uno para el otro, acaban divorciándose.

Motivos hay muchos, pero siempre hay unos que destacan más que otros. Aquí os contamos cuáles tenéis que vigilar para mejorar las posibilidades de una larga relación, estable y feliz.

Divorcio

1) El dinero

Es un problema que puede afectar a cualquier persona, sobre todo a un matrimonio. Si uno gasta más dinero de la cuenta, está generando deudas preocupantes o directamente no gana tanto dinero como podría, surgirán conflictos. Es importante hablarlo y llegar a soluciones entre los dos, antes de que pueda arruinar vuestro amor.

2) Padres divorciados

Hay infinidad de estudios que indican que si tus padres se han divorciado, tienes más posibilidades de divorciarte también. Puede que sea cierto, pero a la vez debería ser una ventaja para ti. Podrás aprender de estos errores que cometieron tus padres para corregirlos y saber como no tienes que actuar en ciertos aspectos.

3) Casarse joven

Cuando eres joven, eres más impulsivo y no tan maduro para la toma de decisiones. Está claro que hay excepciones, pero generalmente te precipitas mucho más. Una vez casado quizás ves que te queda toda una vida por delante y que el hecho de estar casado te está limitando en ciertas cosas. Eso puede provocar un cambio repentino de idea y la decisión de acabar con el matrimonio para poder perseguir otros objetivos en la vida antes de que sea demasiado tarde.

4) Discusiones de pareja

Las discusiones y peleas en parejas son algo muy normal, pero hasta cierto punto. Cuando esa discusión se vuelve más personal y faltas al respeto, llegando a ser cruel o hacer daño (con palabras), entonces la cosa no acabará bien. El más afectado por estas discusiones se acabará rindiendo y tomará la decisión de terminar la relación, que causa más dolor que felicidad.

5) Falta de sexo

Otro motivo muy común que lleva al divorcio. Si vuestra relación sexual es escasa y no está dando sus frutos, entonces se os va a complicar el tema. No es cuestión de acostarse cada noche, pero si que ha de haber cierta constancia, ya que es otra forma de mostrar que os deseáis y aún sentís pasión el uno por el otro.

5 ideas para una primera cita romántica

Lo normal en una primera cita es quedar en un bar o un restaurante para tomar algo y conversar cara a cara. Algo formal, aunque poco creativo. Pero, ¿por qué no llevarlo un paso más allá y sorprender desde el primer instante?

Picnic en la playa

La mejor manera para dejar huella en una primera cita es proponer un plan alternativo, más divertido que simplemente estar sentado en una mesa con cubata en mano. Tú tendrás las mejores ideas, sin embargo te echamos una mano con algunas sugerencias que pueden ser apropiadas para esa primera quedada.

1) Paseo por el parque

A priori es un plan sencillo, pero siempre es más agradable estar rodeado de la naturaleza. Podéis comprar un helado y pasear bajo los árboles o incluso sentaros en un banco, a la sombra, mientras os contáis vuestras historias y veis a la gente pasar. Sin duda una alternativa recomendable.

2) Cata de vinos

Es cierto que es parecido a estar en un bar, pero si a los dos os gusta el vino puede ser una experiencia muy divertida. Los vinos serán un punto en común que os mantendrán distraídos durante la velada y ayudará a que os vayáis conociendo. ¡Aunque intenta no emborracharte!

3) Picnic en la playa

Si hace un día agradable, una buena opción es acercarse a la costa para un cita relajada. Compartís el picnic, os pegáis un baño si el cuerpo os lo pide, o incluso podéis pasear por la orilla mientras conversáis sobre vosotros mismos.

4) ¡A la feria!

A todos nos gusta sacar el “niño” que llevamos dentro y las risas estarán garantizadas. La noria, los coches de choques, ganar algún premio, compartir un algodón de azúcar… Si no eres muy de ferias quizás te de un poco de pereza, pero una vez te metas de lleno en las actividades, tú y tu cita disfrutaréis mucho.

5) Montar a caballo

Un paseo por la montaña o el campo a caballo también es una propuesta que puede sorprender. Aunque si no tenéis práctica, quizás mejor dar unas vueltas por el establo antes de lanzaros a la naturaleza. Aún así, será una cita inolvidable y muy divertida.

3 consejos sociales para después de la boda

Después de la boda y la luna de miel toca volver a retomar la rutina. El trabajo, los hobbies, las tareas, la familia, los amigos, etc. A veces cuesta, hasta el punto de que algunos se centran demasiado en sus parejas y empiezan a dejar de lado las actividades sociales; como cultivar la amistad con los amigos.

newlyweds

Para que a ti no te pase algo así y para que tu relación no se vea afectada, es importante que evites los siguientes casos:

1) No apartes a tus amigos

Facebook está bien para mantener contacto, pero no sirve para cumplir el cupo de socialización. Es importante seguir manteniendo contacto y quedando con ellos. No solo hagas planes con tu pareja. También es importante que no inundes tus redes sociales con comentarios y fotos de la boda y lo feliz que eres con tu pareja. En dosis pequeñas no hay problema, pero un exceso también puede crear cierta reticencia entre tus amistades.

2) Del “yo” al “nosotros”

A veces tanto amor y pasión entre parejas acaba resultando en una especie de fusión. En las conversaciones hablas a los demás diciendo que “nosotros estamos de acuerdo en que…” o “nosotros tenemos pensado…”. Es importante que mantengas tu propia opinión y no te dejes influenciar más de lo necesario. Esto también aplica en las actividades que planees para la semana. No todo tiene que ser con tu pareja, es fundamental que tengas tu propio espacio para hacer tus cosas sin estar todo el día pegado al amor de tu vida.

3) Quejarte de lo suegros

Hay una mala costumbre de quejarse de los suegros, ya sea por un motivo u otro. A veces pueden ser realmente desagradables e insoportables, pero ten en cuenta que no vives con ellos. Solo los tienes que aguantar de vez en cuando. En esos momentos toca apechugar y superar la incomodidad con una sonrisa. Puede resultar duro pero a veces por amor hay que sufrir un poco.