Consejos para ligar

El equipo de Amistarium sabe lo difícil que es hoy en día ligar y quiere darte algunos consejos para tener éxito:

1. Sé tú mismo/misma. Intentar ser algo que no eres no trae buenos resultados

2. No te precipites. Espera el momento adecuado. Trabaja sin cesar, muévete… Pero no corras demasiado de prisa.

3. Ten sentido del humor. Ríete y haz que la otra persona se ría.

4. No seas egocéntrico y hables todo el tiempo de ti. Intenta saber cosas (no profundas) de la persona con la que quieres ligar. Averigua directamente todo lo que puedas, hazla hablar de sí misma, de lo que le gusta, de lo que opina, de cuáles son su perspectivas de futuro.

5. Se simpático y hazla reír: Eso puede ser cosa de minutos, horas o días no te precipites, cada persona tiene su tiempo. sé medidamente atrevido si ves que la persona que te gusta lo acepta.

6. Mírala brevemente a los ojos y observar si la otra persona es receptiva a estas miradas.

7. El primer contacto físico debe hacerse de forma muy natural, espontánea mientras la persona que te gusta está riendo. No lo dejes para muy tarde. Debe ser pronto y breve. Una palmada, la mano, el brazo… Lo que te diga el momento más oportuno. …Y deja pasar algún tiempo antes de que llegue el segundo.

8. Ya has hecho lo más difícil. Si has llegado hasta aquí, siendo sincero, divirtiendo y comunicándote sin problemas, podrás seducir. Sigue tu intuición ya que el resto viene sólo.

Es importante seguir estos ocho pasos cada uno de los días que quedes con esa persona, si no lo haces corres el riesgo de estropear lo que has conseguido hasta ahora.

¡Ánimo!

Lo que las mujeres no soportan de los hombres

Hay muchas cosas que detestamos y odiamos de los hombres. Claro, muchas otras que nos encantan, arroban, nos dejan sin aliento, pero vamos, ya habrá tiempo para escribir ese post. Por ahora, el de hoy mismo: 10 cosas que odiamos de ellos en la cama.

Está bien, perfectísimo que todos los seres humanos seamos proclives a cometer errores, pero cuando se trata de la vida cotidiana en pareja, y aún más en el sexo, ustedes, hombres, en ocasiones sobrepasan esa línea. A veces, las mujeres pecan de no saber cómo decir de la manera más sutil posible, aquello que les molesta. Pero hay que decírselo al mundo, chicas, ellos no tienen un ápice de adivinos ni les gusta practicar mucho la telepatía.


En ocasiones, las mujeres hemos llegado a pensar que puede tratarse de una conspiración en nuestra contra y que los hombres, sabiéndolo de antemano, repiten esa acción cada vez que nos descuidamos para hacernos caer en la histeria y la neurosis.

Pudieron haber sido 50 o tal vez 100, pero sólo por ser benévola y porque el espíritu del fin de año me inunda aquí van sólo diez puntos. Digan que les fue bien. Cualquier semejanza con su realidad, con lo que hiciste hoy o harás mañana es mera coincidencia.

1. Dormir y roncar inmediatamente después del sexo. Aunque pudieran hacernos creer que las mujeres lo hicimos tremendamente bien, al grado, de que nuestro hombre duerme y ronca plácidamente como un lirón, no es ese precisamente lo que su actitud nos dice. Nos habla de su falta de sensibilidad, de no querer seguir acariciando o jugando. ¿Acaso las mujeres somos su mejor somnífero? No creo que a ninguna chica le guste ser tratada como píldora soporífera. Si como hombre has hecho esto durante toda tu vida, y no quieres quedarte solo tarde o temprano, más vale que te tomes un cafesito cargado o un red bull antes, querido.

2. Comparar a tu novia con otra mujer. Nada puede romper más la pasión o el momento excitante que la comparación de tu chica con tu ex novia o con alguna otra en tu historial. Frases como “fulana hacía esto” o “a sutana le encantaba esto, espero que a ti también” pueden lograr que en cuestión de segundos tu chica pierda toda la libido acumulada. Recuerda que cada mujer es un mundo y que cada una es única. Si aún sigues comparando a cualquier mortal con tu ex entonces ¿qué haces ahora con ella?

3. Hacer el amor con calcetines. Repite conmigo estas palabras: “No es sexy hacer el amor con calcetines. No es sexy hacer el amor con calcetines”. ¿Entendido? En ocasiones la rutina puede orillarte a pensar, vamos, ¿para qué perder tres segundos de mi vida quitándome los calcetines? Bueno, sí, piérdelos. Tómate todo el tiempo que necesites, querido. Las mujeres del mundo se lo pedimos a todos esos hombres. Pero por favor, así como exigen que las mujeres estemos siempre guapas y dispuestas para tal acto de amor, les pedimos que ustedes también hagan, al menos, el mínimo esfuerzo.

4. Que le digas que ha engordado. Comentarios como “Ay, mi vida, este rollito, como que está creciendo ¿no?”, “¿Ya no estás yendo al gimnasio?” o ¿Por qué te agitas más que antes?”, etcétera, no, tampoco son sexys. Por el contrario, son totalmente matapasiones y pueden hacer que tu chica quiera no volver a tener sexo contigo nunca jamás. Recuerda que siempre el respeto y el amor deben prevalecer en cualquier relación sexual, por más perversa, abierta o libre que sea. O te arriesgarás a que la chica en cuestión te pregunte… cariño, ¿no te has visto en un espejo?

5. Que no seas limpio. Tampoco esperamos que seas la pulcritud andando, pero, vamos, por lo menos lavarte las manos antes de meterlas en no sé dónde, o cierta limpieza personal. Muchas mujeres tienen una nariz muy fina para percibir aromas, entonces si el tuyo no es del todo lindo, con seguridad no volverás a verla. Por el contrario, un buen perfume varonil o la sola esencia natural de un hombre limpio, nos enloquce.

6. Hacer el amor con la tv prendida. Sabemos que en ocasiones, la pasión puede encontrarte en la sala de estar o en el estudio donde se encuentra la televisión. Si está en la recámara, aún peor. No se te ocurre encenderla ni por error, porque los hombres al ser tan visuales, pueden ser llamados más por la tv que por el espectáculo en vivo que ellos mismos están protagonizando. Así que deja lejos el control y a lo tuyo. Ya sabemos que los hombres no pueden hacer muchas cosas al mismo tiempo, por eso, queremos que te concentres sólo en una. En una, querido.

7. Que no tengas más preservativos. Si ya sabes que te vas a encontrar con ella, si ya la has citado, si irás a su casa o ella a la tuya, si sabes que pasarán una noche completa juntos, o tal vez un fin de semana entero. Si ya sabes todo eso, entonces, ¿por qué sólo llevas una minúscula y diminuta cajita de tres míseros preservativos? Las mujeres odiamos el momento de querer más y entonces ver la cara de él. “Es que sólo traje tres”. De ahí ha surgido un post próximo para el blog de Nina: “Cuando sólo nos queda un preserativo”.

8. Generoso y espléndido con todos, tacaño con ella. Hemos documentado cientos, miles de casos que nos revelan lo mismo. Muchos hombres padecen el síndrome del buena onda y generoso con los amigos, pero a ella no le regalan ni los buenos días. ¿Para qué quieres quedar tan bien con tus amigos? Si la que te aguanta el tiempo entero es ella, la que te escucha, te abraza y te ama, te soporta las neurosis y tus histerias, ¡es ella! A veces será importante que le obsequies detalles que la hagan sentirse querida en cada encuentro. ¿Por qué no pensar en obsequiarle, por ejemplo, un conjunto de lencería o un pícaro juguete? A veces, créeme, con una flor bastará.

9. Que no sea gentil. Incluso en las relaciones sexuales en las que no existe amor, por lo menos, vamos, hay cariño, respeto. Entonces sé gentil. No te cuesta nada serlo y, por el contrario, puedes perder demasiado si eres arrogante o grosero en cualquier etapa de la relación sexual (antes, durante o después). Recuerda que en el intercambio de cuerpos, también se intercambian emociones, sensaciones. Sé gentil y caballero con ella. Es lo menos que puedes hacer.

10. Que no te lleve a casa. Luego del encuentro, lo peor es irse a casa en taxi o en autobús. Claro, habrá mujeres que, luego de un encuentro desastroso o del cual quieran salir corriendo, prefieran irse en el primer microbús que salga de esa casa para llevarlas lejos, muy lejos de allí. Pero no, no lleguemos a tanto. Si ella tiene su auto, al menos acompáñala a la puerta; si no, no te duermas y llévala, hombre, a su casa.

Lo que los hombres detestan de las mujeres

El que a los hombres les disgusten ciertas actitudes de las mujeres, demuestra una vez más que ambos son distintos, y que la clave para llevar una buena relación con ellas es hacer un esfuerzo por entrar al “mundo femenino” y traspasar el mensaje textual y encontrar sus matices.

1. Espacio personal: los hombres no son muy dados a contar cada cosa que les pasa durante el día, sólo aquello de lo que se acuerdan o sucesos fuera de lo común; en cambio ellas se cuentan todo el itinerario, tal vez ahí es donde esta la confusión; no es que realmente las mujeres intenten ahogar a sus parejas, sino que muchas veces necesitan saber cosas que sus compañeros no les dan a conocer, actitud que suele ser interpretada como una invasión.

Aun así es cierto que tanto ellos como ellas necesitan de su espacio para desarrollarse personalmente, espacio que el otro debe saber respetar.

2. Los celos: aunque los hombre aleguen que las mujeres se pasan de la raya viendo cosas que no son, deben saber que los celos sin razón no existen, independientemente de lo que él haga, siempre se producen porque la pareja se siente amenazada. Por ello es importante que el hombre explore cuál es la razón de ese comportamiento.

3. El codificado lenguaje femenino: para la mayoría de los hombres la mente y lenguaje femenino es muy complejo, creen que hablan en clave, no las entienden y se desesperan. Realmente lo que sucede es que la lectura emocional de los hombres es mucho más pobre que la de las mujeres y por lo tanto no son capaces de entender sus mensajes.

4. No les gusta que ellas sean demasiado sentimentales:
esto es muy comprensible porque en nuestra sociedad el hombre está obligado a ser más fuerte, resultándole difícil manejar sus sentimientos. Por lo tanto si no pueden manejar sus propias emociones, les cuesta mucho más manejar la de sus parejas.

Hombres: No es malo, ni mucho menos serán menos varones si de vez en cuando se muestran emotivos y les permiten a sus parejas que lo sean.

5. Ir de compras: los hombres son mucho más directos a la hora de realizar sus compras, no se fijan en tantos detalles como las mujeres. Es por esto que les molesta pasar horas eligiendo un par de zapatos o un pantalón. Ellos compran lo que a primera vista les gusta sin perder el tiempo en mirar otras opciones.

Hombres: tengan un poco de paciencia, todo se recompensa cuando ellas les modelan lo que se compraron, ¿o no?

6. Mujeres inseguras: realmente no les molesta en si el que la mujer sea insegura, sino el hecho de que muchas veces en la relación se vean obligados entregar algo que no están dispuestos a dar. Las mujeres necesitan estar con un hombre que les dé seguridad y no todos se sienten cómodos con este papel.

7. No les gustan las mujeres que hablan sin parar: los hombres son muy concretos en una conversación, por lo tanto les desespera que cuando le preguntan algo a una mujer, ella responda en 10 minutos algo que no daba para más de dos. Esto se debe a que las mujeres tienden a darle ciertos matices a los mensajes.

8. Les enfada que ellas usen el sexo como un arma:
más bien se trata de diferentes perspectivas; para los hombres es muy fácil separar lo sentimental de lo corporal, en cambio para ellas es todo lo contrario, va junto con revuelto. Si están peleados y la mujer no quiere tener relaciones, el hombre siente que lo están castigando, pero en realidad es que ella no tiene ganas porque existen problemas a otro nivel de la relación.

9. Les molesta mucho que ellas oculten su pasado:
creen que cada persona tiene su historia y que para estar en pareja cada uno debe aceptar los antecedentes del otro. Ni que decir…. Recuerda, lo que no fue en tu año, no te hace daño.

10. Les disgusta el que las mujeres se critiquen entre ellas, pero la verdad es que los hombres esconden esta faceta. Aunque son más reservados y menos explícitos, de seguro que también, de vez en cuando, les sale lo tijera.

Los errores de ella en la cama

1. No tener iniciativa. A los hombres siempre les gustará saber que a su lado tienen a una mujer que puede tomar las riendas en el plano sexual pero que también se deja llevar. Sin embargo, si se trata de una mujer que sólo hace cuando el hombre hace y sólo responde a las acciones masculinas, para él no habrá mucha emoción ni sorpresa. En cambio, si ella decide sorprenderlo ocasionalmente, habrá más fuego en el asador para renovar la llama sexual.

2. Hacer una mala felación. Mucho se ha dicho que los dientes de las mujeres son el principal obstáculo para hacer una buena felación. Eso, más la falta de ritmo, de movimientos y de técnica, podrían arruinar prácticamente al sexo oral para ellos. Si puedes reunir a la iniciativa con una buena técnica, entonces estarás en buen camino.

3. Negarse a experimentar con prácticas o posiciones. Aunque este punto será muy discutible debido a que es ella quien debe saber y decir si quiere hacer algo o no, los hombres creen que las mujeres tampoco deben cerrarse a nuevas experiencias. Quizá, si a la mujer, no le gusta, le parece perverso o que eso que él le propone atenta contra su moral o salud (sexo anal, experiencias sadomasoquistas, etc.) entonces no hay vuelta de hoja, pero lo ideal es siempre coincidir, hablar de las fantasías, atreverse, ser otro u otra por una noche.

4. Excitarlos y luego decir adiós. A veces a las mujeres les encanta, como se dice de manera popular “prender el boiler y no meterse a bañar”. Eso a ellos más que encenderlos les apaga la pasión si ocurre una vez. Dos o tres dejarán el juego y se irán a otro lado. Entonces, el consejo es: si calientas la cena, siéntate a comer. De otra manera mejor ni tomes el sartén.

5. No ponerse sexy. A ellos les encanta la lencería erótica, los disfraces, la ropa que haga ver a su chica linda y sexy. Dormir con el camisón que llega al tobillo o la pijama de franela no es para nada una buena opción.

6. Mentir y exagerar. A nadie le gusta que le mientan. A ellos tampoco. Por eso en materia sexual a ellos no les gusta que las mujeres exageren o mientan sus orgasmos. Por eso, fingir los orgasmos en la cama o en cualquier sitio es uno de los errores más grandes de ella, a pesar de que lo hacen para lograr el efecto contrario. Es mejor decir que hoy no te humedeciste porque simplemente no estás lo suficientemente excitada que mentir. Ellos siempre se darán cuenta o notarán algo extraño.

7. Cohibirse y reprimir sus fantasías. Muchos hombres, además del arrojo de las mujeres en el momento sexual, prefieren también que ellas hablen y digan lo que más les gusta, cómo y en qué momento. Les encantan las mujeres que no reprimen sus fantasías y que además son capaces de explorarlas con toda la libertad posible.

8. Que le ganen sus sentimientos. A veces ellas pueden querer un poco más de cariño, de palabras o de abrazos luego del encuentro sexual porque así es su naturaleza en muchos casos, aunque no aplica para todas. Pero a veces, o la gran mayoría de las veces, ellos no.  Ellos roncarán mientras ellas quieren ser escuchadas. Ellos dormirán plácidamente el sueño de los justos mientras ellas se quedan esperando la respuesta. Más que error, éste es un mal hábito que las mujeres repiten hasta el infinito. Si alguna vez no les funcionó y despertaron la ira masculina, ¿entonces por qué seguirlo intentando?

9. No jugar. Los seres humanos inventamos el juego para vivir fuera de la cotidianidad y si alguna vez lo hicimos en la infancia, en la adultez podemos hacerlo también respecto al sexo. A ellos les encanta que, además de que su mujer tome la iniciativa, se atreva a imaginar, a desarrollar sus ímpetus a través de la plática y del juego.

10. Hacer el amor o tener sexo sin quererlo. Nada peor existe en materia sexual que hacer algo que no te apetece. Si en ese momento no quieres, no finjas demencia o inventes pretextos como el dolor de cabeza. Habrá veces en que él tampoco quiera y será válido decirlo para ambos, por eso la honestidad en el sexo siempre es lo mejor.

Para ustedes, hombres, ¿cuáles son los principales errores de ellas en la cama?

Como dar el primer Beso

El primer beso siempre es el que más cuesta y también el que más se recuerda. Lo más importante es que uno no se precipite y siga estos consejos

1. Debe ser algo espontáneo y sencillo: tu primer beso debe salirte del corazón y hacerlo con una pareja que realmente te guste y en el momento oportuno.

2. No tengas prisa. La vida es muy larga. No tengas prisa en besar. Es mejor hacerlo con la persona que te gusta y en el momento oportuno que dilapidar energías que lo devalúen.


3. Hazlo con alguien que te guste realmente. No hagas experimentos hazlo con alguien que te guste… besar es algo especial y personal.

4. Hazlo en el momento oportuno. No estés obsesionado/a con tu primer beso. Es mejor que emplees tus energías en crear momentos, sentimientos, conversaciones románticas, complicidad… No actúes como si el primer beso fuera la meta o el fin… es mejor que sea una consecuencia.

5. Besar es cosa de dos. Concéntra tu atención en la persona que quieres dar el primer beso. Interpreta sus deseos y su forma de ser. Quizás tu has besado mucho y tu pareja no. Si es el caso, en vez de mostrarte prepotente e intentar demostrar todo lo que sabes a tu pareja, es mucho mejor que seas tierno, comprensivo, paciente, delicado… Si para los dos es vuestro primer beso, no os preocupeis en hacerlo bien… si juntais los labios, aunque sea brevemente, la chispa saltará si sois “compatibles” y lo hacéis en el momento adecuado.

6. Preparativos. Si estás en una primera cita y se producirá un primer beso, quizás vayas más relajada /o si tienes un aliento fresco, te has humedecido o suavizado tus labios, etc…. Pero no dejes que estos preparativos te pongan nervioso y te obsesionen. Si no encuentras el momento adecuado para besar, no pasa nada; si las cosas han ido bien, habrá más oportunidades.

7. No te empeñes en dar un beso largo o complejo. Los primeros besos si son breves saben mejor, aunque siempre será lo que pida el momento y la pareja.. Pero un primer beso beso sencillo y breve en el momento propicio será perfecto e inolvidable.

Consejos para tu primera cita

Amistarium es una web que ha generado muchas primeras citas a lo largo de sus cuatro años de vida. Es por ello que consideramos muy útil daros algunos consejos para que esa primera cita tenga buenos resultados.

Planifica una cita corta: empieza con una sencilla cita de 1-2 horas. Si las cosas van bien, siempre podrás extender más tiempo la cita. Sin embargo, no hay nada peor que todo un día de cita planificado y a los cinco minutos darse cuenta de que no hay ningún futuro por delante.

Sé puntual: es importante no llegar tarde a la cita ya que da lugar pensar que hay falta de interés.  Demuestra a tu cita que te importa él o ella y los planes que habéis hecho.

Vístete adecuadamente: trata de concretar con la persona el lugar y la forma de vestir con la que vais a ir para que uno no se presnete con traje formal y el otro con vaqueros.

Haz cumplidos, pero no te pases: Unas palabras amables hacen a todo el mundo sentirse especial, pero comentarios persistentes acerca del aspecto de la otra persona, su cuerpo, su personalidad, etc. quedan antiguas y pueden parecer desesperadas
.
No te pases en la bebida: una copa de vino puede ayudar a desinibirse pero que no parezca que es una fiesta de amigos. Beber demasiado es probablemente sacar fuera aspectos de tu personalidad poco atractivos y que no te ayudarán en tus posibilidades.

Mantén un equilibrio entre lo que hables y escuches:  presta atención a la cantidad de tiempo que pasas hablando y la que pasas escuchando para que haya un equilibrio y no se convierta en un monólogo sobre ti.

No hables de experiencias amorosas pasadas: hablar sobre novias/os anteriores y hacer comparaciones demuestran inseguridad y falta de respeto hacía la persona con la que has quedado.

Evita las conversaciones profundas:  no hables en tu primera cita de sexo, religión, política, desengaños, problemas personales. El objetivo es hacer que la persona con la que has quedado se lo pase bien, hacerle reír y no entrar en ninguna discusión.

Cuéntanos cómo te fue el primer encuentro con alguien de Amistarium y publicaremos una nota en el blog para todos aquellos primerizos que no pasan de su primera cita.